domingo, 17 de junio de 2007

RIAÑO UN DÍA DESPUES


Riaño 17 de junio 2007

JOSÉ ALONSO NUEVO ALCALDE.

Me llama la atención que el Ayuntamiento de Riaño no genere el suficiente interés como para que cinco formaciones políticas no encuentren mediante el dialogo y el consenso la forma de gobernar un Ayuntamiento que ya tiene marcada una línea de progreso a corto plazo, que no hay más cera que la que arde y que la única disyuntiva sería las formas con el que proceso se lleve a cabo, política.
Si Riaño no es lo que les une, ¿Qué es lo que les desune?, La deuda, los recursos, las necesidades, las urgencias son las mismas, hasta las iniciativas que oímos en la presentación de sus respectivas candidaturas son idénticas, entonces, ¿Qué es lo que les desune?
Las relaciones personales entre los candidatos o candidaturas no puede ser, sería inaceptable, cinco enemigos enfrentándose por ocupar una poltrona no obedece al deseo de quienes les han dado su confianza, la representatividad y la responsabilidad de gobernar una institución hace que las relaciones personales sean irrelevantes a la hora de acometer tareas de la importancia del autogobierno de todo un Ayuntamiento.
Visto desde fuera, desde el pasado día 26, PP y AIR, por número de concejales, eran los que más opciones tenían de nombrar alcalde. Los resultados obtenidos por el AIR estaban por encima de lo esperado, incluso para el mismo AIR, y se abría un periodo de incertidumbre sobre la valoración y la maniobrabilidad que estos resultados daban a la formación. Por un lado cabía la posibilidad de que buscara los apoyos necesarios para alcanzar la alcaldía directamente y por otro que conocedores de sus limitaciones exteriores, básicamente falta de representatividad y de apoyos en las instituciones, utilizara su posición para pactar ciertas políticas o distribución de competencias municipales. Sin embargo la opción escogida por el AIR es la renuncia a compartir tareas de gobierno y, ante la imposibilidad de conseguir los apoyos necesarios para llegar a la alcaldía, pasar a la oposición.
El papel del PP tenía menos dilemas o valoraciones, sus dos concejales también le daban la posibilidad de abrir negociaciones con todos los grupos en busca de acuerdos que le dieran la alcaldía, la falta de mayoría abre la amplitud y la profundidad de los pactos y dado que las diferencias entre los distintos programas no son sustanciales, la posibilidad de llegar a acuerdos se suponía más factible.
PSOE, UPL y PPCCAL, con un concejal cada uno, quedaban a expensas de entrar en algún pacto municipal, toda vez el PSOE desde un principio dejara clara su posición, aceptaba el resultado de las urnas y seria oposición, anulando cualquier posibilidad de formar un tripartito entre ellos.
Los rumores y las sospechas de que los apoyos puedan ir a cambio de una renumeración pactada flotan en el aire y alguien debería salir al paso y desmentirlo porque un “chantaje” al pueblo a través de su Corporación es indecoroso, inmoral e inaceptable.
Las elecciones han terminado.
El resultado de toda esta “incapacidad negociadora”, de unos y de otros, ha dado como resultado la elección de José Alonso (PP), como nuevo Alcalde al contar con el apoyo del ex-alcalde de UPL.
Felicitar al nuevo Alcalde, primero por su elección y segundo por su valentía al aceptar el compromiso que le dieron las urnas y hacerlo en las circunstancias de minoría de las que parte.
Miguel A. Valladares Álvarez.